ELLAS CUENTAN

Su experiencia en Sulayr

BEA MORILLAS

En Sulayr se aprovecha la vida al máximo. La libertad que tuve desde el primer día que llegué me ha hecho crecer y madurar con responsabilidad, tanto profesional como personalmente. Una vez escuché que las casas se construyen con ladrillos y los hogares de valores y experiencias. Sin duda, Sulayr ha dejado en mí una huella enorme llena de gratos recuerdos. Bea Morillas, antigua residente.

BEGOÑA ZUAZU

Yo definiría Sulayr como “casa”, un lugar donde poder ser tú misma y donde, mires donde mires, vas a encontrar gente que te apoye en tu nueva etapa. Begoña Zuazu, antigua residente.

COMO PADRES...

Como padres lo que vimos cuando llegamos el primer día es que ellas abandonaban el hogar familiar pero se iban a Sulayr a sentirse como en casa. Sulayr es realmente un hogar para todas. No se puede estar más tranquilos a 300km sabiendo que tus hijas están atendidas en todos los aspectos, enriqueciéndose como personas y mejorando día a día la capacidad educativa y formativa, física y espiritual. Antonio y Encarni, padres de residentes.